¿La Fraternidad San Pío X es cismática?

Mons. Lefebvre siempre reconoció la autoridad del Papa, y lo mismo siempre hizo la Fraternidad San Pío X.

¿En qué consiste un acto cismático?

No puede consistir en:

La sola consagración de obispos sin el mandato pontificio.

El Derecho canónico lista esta ofensa en la sección penal (libro sexto) bajo el Título 3 (abuso de poderes eclesiásticos) y no bajo el Título 1 (ofensas contra la religión y la unidad de la Iglesia).

Ni en obrar contra la voluntad expresa del Papa.

Lo cual, a lo sumo, constituiría un acto de desobediencia. 1 Pero desobedecer no es cometer un cisma, lo cual requiere el rechazo formal de la autoridad que manda, mientras la desobediencia consiste en no obedecer una orden de la autoridad que todavía permanece reconocida.

“El niño que dice: ‘¡no quiero hacerlo!’ a su madre no niega que es todavía su madre”. 2 Mons. Lefebvre siempre reconoció la autoridad del Papa, como lo prueban sus consultas con Roma para solucionar los problemas, y lo mismo hizo la Fraternidad, como cuando aplaude al Papa por su Ordinatio Sacerdotalis contra la ordenación de mujeres.

Consagrar un obispo sin el mandato pontificio sería un acto cismático si se pretendiese conferir no sólo la plenitud del sacerdocio, sino también la jurisdicción, el poder de gobierno sobre un rebaño particular. Sólo el Papa, que tiene jurisdicción universal sobre la Iglesia entera, puede designar un pastor para tal rebaño y darle el poder de gobernarlo.  Pero Mons. Lefebvre nunca presumió conferir algo más que la plenitud del sacerdocio y nunca una jurisdicción, que ni siquiera él mismo tenía. 3

Los fieles no están excomulgados

En cuanto a los fieles, amenazados de excomunión por el mismo Juan Pablo II si adhiriesen formalmente al cisma (Ecclesia Dei Afflicta, 2 de julio de 1988), ¿incurren en la excomunión al recibir los sacramentos de sacerdotes de la FSSPX?

1. ¡En absoluto!  Los sacerdotes de la FSSPX no son ni excomulgados ni cismáticos 4, ¡cuánto menos los fieles que se les acercan!

2. Además, “la excomunión es una pena para los que cometen ciertos crímenes con plena culpa moral, ¡no es una enfermedad contagiosa!5

3. El 1 de mayo, 1991, Mons. Ferrario de Hawái “excomulgó” ciertos católicos de su diócesis porque asistían a las misas de la FSSPX y recibían confirmaciones de un obispo de la Fraternidad.  El Card. Ratzinger, Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, cambió su juicio:                                                                                               

al examinar el caso, no resulta que los hechos referidos en el decreto mencionado arriba, eran actos formalmente cismáticos en sentido estricto, puesto que no constituyen una ofensa de cisma; y por eso la Congregación mantiene que el decreto de 1 de mayo 1 de 1991 carece de fundamento y por lo tanto de validez” (28 de junio de 1993).


Extracto del Breviario de preguntas más frecuentes sobre la FSSPX, texto elaborado por los padres del Seminario de la Santa Cruz (Goulburn, Australia).

  • 1. pero aquí ni siquiera se trata de desobediencia (cf. “Carta abierta a católicos perplejos” pp; cf. “El acto de consagrar un obispo (sin el permiso del Papa) no constituye de por sí un acto cismático” (Card. Lara, Presidente de la Comisión Pontifical para la interpretación auténtica del Derecho Canónico, in “La Repubblica”, Oct.7, 1988).
  • 2. P. Glover, en “Is Tradition excommunicated” p.99.
  • 3. Sin embargo, con el nuevo concepto de Colegialidad, Roma entiende que la jurisdicción es conferida junto con la consagración episcopal y no por la misión pontifical (c.375 §2; cf. C.8). Esta innovación, que contradice 2.000 años de comprensión eclesiástica de lo que Cristo quiso para su Iglesia, está en la raíz de considerar las consagraciones del 30 de junio como ‘cismáticas’. Lo que se debería tratar de cismático es más bien la constitución misma de Roma y no las consagraciones.
  • 4. ”Is Tradition excomulgated?” pp.1-39
  • 5. P. Glover, ibid. p.100.