Seminario Nuestra Señora Corredentora
Seminario Nuestra Señora Corredentora

Toma de Hábito del Hermano Cayetano

Fuente: Seminario Nuestra Señora Corredentora

La formación de los Hermanos empieza con el año de postulantado. Terminado este periodo, si el candidato es considerado apto para la vida religiosa, es recibido como novicio. El noviciado comienza con la recepción del nombre religioso y la toma de hábito.

En la misa solemne de esta mañana, ocurrió en la iglesia de nuestro seminario la ceremonia de toma de hábito del postulante a hermano Rafael Rodrigues, de Brasil. La misa celebrada por el reverendo director, Padre Davide Pagliarani, fue solemnizada por los cantos gregoriano y polifónico y por los primeros toques de las tres nuevas campanas del seminario.

El postulante recibió el hábito y el nombre religioso de Hermano Cayetano, empezando con esta ceremonia su noviciado. Acompañémoslo con nuestras oraciones en sus años de formación, y pidamos a San Miguel Arcángel, patrono de los hermanos, que nos bendiga con muchas y santas vocaciones religiosas.

Conozca mejor la grandeza de la vocación religiosa.

Formación de los hermanos

La formación de los Hermanos empieza con el postulantado, que dura normalmente un año escolar. Durante este período, el futuro hermano se inicia en la vida religiosa y manifiesta si tiene las aptitudes para la vida de Hermano de la Fraternidad Sacerdotal.

Terminado este periodo, si el candidato es considerado apto para la vida religiosa, es recibido como novicio. El noviciado comienza con la recepción del nombre religioso y la toma de hábito: sotana sin botones visibles, con faja estrecha, sin caída, de tela negra.

El año de noviciado debe encaminarse a que se forme bien el espíritu de los alumnos, bajo la disciplina del Maestro, por el estudio de la regla y de las constituciones, haciendo piadosas meditaciones y oración asidua, aprendiendo bien lo que se refiere a los votos y a las virtudes, y ejercitándose oportunamente en extirpar de raíz el origen de los vicios, refrenar los movimientos internos y adquirir las virtudes (Código de Derecho Canónico, c. 565).

Escuche el sermón de la misa de hoy.